REQUEST INFORMATION WITHOUT COMMITMENT

 

 





*They are required fields

I accept the Privacy Policy

Carillas dentales, claves para una sonrisa perfecta

Carillas dentales, claves para una sonrisa perfecta

Entre otras muchas cosas, ocupamos un lugar destacado entre los dentistas recomendados en Barcelona por abarcar un amplio abanico de especialidades. Entre ellas, la estética dental. Dentro de este campo, las carillas ocupan un lugar preeminente para ayudarnos a disfrutar de una sonrisa perfecta.

Antes de nada, tenemos que tener claro de qué estamos hablando. Las carillas son unas láminas finas concebidas para cubrir la parte frontal de los dientes. Un tratamiento estético pensado para disimular defectos en la coloración o desperfectos de otro tipo.

Tipos de carillas

  1. Carillas de composite: fabricadas con una resina sintética que se adhiere al diente. Después, se moldea en la propia pieza. Una opción indicada para solventar pequeñas anomalías en los dientes, solución a valorar si la zona a restaurar no es muy amplia. Se trabaja cada diente por separado y a veces es preciso retocar antes el diente original. En una sola sesión puedes salir de Clínica Blasi con tus carillas colocadas. Eso sí, con el tiempo irán perdiendo color y tendrás que venir a que te hagamos algún retoque. De todos modos, te pueden durar entre 5 y 7 años.

 

  1. Carillas de porcelana: en este caso se trata de un material cerámico, más fuerte y resistente que el composite. Una restauración ya enfocada a pacientes con afecciones más graves como pueden ser fracturas de los dientes o separación excesiva entre las piezas. En este caso, primero se hace un molde de los dientes y después se procede a su colocación con un cemento de resina. Se colocan varias piezas juntas y el color resultante es más natural que el que se obtiene con las carillas de composite. Además, son más duraderas. Pueden llegar incluso a los 20 años.

Si el defecto a corregir es muy grave o el diente está destruido casi en su totalidad, las carillas dentales no son la mejor opción. Como te puedes imaginar, mantener unos correctos hábitos de higiene bucodental es clave para los dientes en general y para las carillas dentales en particular.