SOLICITE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

 

 





*Son campos requeridos

Cepillo eléctrico o manual: pros y contras

mejor ortodoncia de Barcelona

Cepillo eléctrico o manual: pros y contras

Ya sabes que en nuestra clínica, además de encontrar la mejor ortodoncia de Barcelona, encontrarás a un equipo de profesionales que te dirán de qué modo disfrutar de una boca limpia y sana. Resolverán las dudas que tengas y te darán las pautas precisas de limpieza en función de tus necesidades y problemas que puedas padecer. Por ejemplo, en lo relativo a qué instrumentos usar para cepillarnos los dientes. ¿Cepillo manual o eléctrico? A continuación, hablamos en detalle de las dos opciones.

Lo cierto es que para decantarnos por una u otra alternativa hay que valorar diferentes cuestiones. Lo primero que tenemos que tener claro es que los eléctricos actúan imitando al cepillado dental con distintos movimientos. Giran alternando una dirección con otra y son ideales para reducir la inflamación gingival. Como el manual, el eléctrico tiene que pasar por cada una de las piezas dentales. En Clínica Blasi te recordamos que los eléctricos están especialmente pensados para las personas a las que les cuesta hacerlo de forma manual por diferentes razones. Hay algunos modelos que nos avisan incluso cuando estamos ejerciendo demasiada presión sobre los dientes o las encías o que nos indican el tiempo que ha de durar el cepillado para que este sea efectivo. Lo mejor es que el movimiento sea rotatorio y oscilatorio porque la eficacia será mayor. Como contrapartida, tendremos que preocuparnos de cargar la batería y lógicamente, al tratarse de un aparato eléctrico, tendremos que ser más cuidadosos con su manejo.

Si lo prefieres manual, comprueba que en el cepillo:

  • El cabezal sea del tamaño adecuado.
  • Las cerdas estén entrecruzadas y estructuradas en distintos niveles.
  • Las puntas sean redondeadas o fusiformes.
  • Que la dureza sea la adecuada para limpiar pero sin dañar el esmalte ni las encías.
  • Venga incorporado un raspador lingual.

Como ves, aunque las dos opciones tienen sus propias ventajas, la elección dependerá en gran medida de nuestros hábitos además de, por descontado, de las recomendaciones del dentista. Por ejemplo, ante unas encías extremadamente sensibles el eléctrico puede ser demasiado agresivo. Además, está claro que los cepillos eléctricos requieren de una técnica más sencilla que los manuales. Por ejemplo, para las personas con ciertos problemas de movilidad son una alternativa muy recomendable.