¿Cómo combatir las manchas provocados por el tabaco?

¿Cómo combatir las manchas provocados por el tabaco?

Muchos pacientes fumadores sufren las consecuencias del tabaco en sus dientes, afectándoles en su salud bucodental.

Consecuencias del tabaco en la salud bucodental

El tabaco afecta a la salud en general, pero la incidencia que provoca en los dientes salta a la vista, sobre todo en personas que llevan muchos años fumando.

Al fumar la nicotina y el alquitrán entran en contacto directo con las piezas dentales lo que provoca manchas y decoloración en la parte visible de los dientes. Las manchas en los dientes amarillas y marrones que causa el consumo de tabaco extendido en el tiempo y no son fáciles de eliminar. Pero no solo se trata de manchas, el impacto negativo en las encías es importante también. El tejido gingival puede ser afectado ya que el tabaco dificulta el riego sanguíneo y da como resultado un efecto vasoconstrictor, esto deja a la persona predispuesta a sufrir periodontitis. La disminución de riego sanguíneo también provoca que algunas heridas simples en la boca no se cicatricen con normalidad, lo que predispone al paciente a sufrir infecciones. La mucosa oral se ve alterada por el tabaco, también la placa bacteriana, lo que favorece la aparición de lesiones y úlceras.

Una de las lesiones de la mucosa oral es la leucoplasia o pre cáncer, éstas lesiones pueden ser detectada en revisiones periódicas, por eso es tan importante que pacientes fumadores realicen revisiones con frecuencia para intentar prevenir o detectar con rapidez cualquier tipo de anomalía provocada por el tabaco.

Tratamiento para eliminar las manchas de tabaco en los dientes

Para eliminar las manchas de tabaco se pueden aplicar diferentes tratamientos, depende el estado en que se encuentren las piezas dentales a restaurar.

Los tratamientos de estética dental recomendados  son la limpieza dental y las revisiones periódicas, y en casos de estados avanzados de cambios de color y manchas las carillas dentales.

  • Limpieza dental: una persona que fuma debe ser consciente del efecto negativo en su salud, sobre todo en la zona bucodental, por eso debería realizarse revisiones donde se incluyan limpiezas dentales frecuentes. Esta frecuencia deberá ser sugerida por el profesional ya que cada caso es diferente y la predisposición de contraer diferentes patologías asociadas es especial para cada paciente. Así, se procura mantener los efectos del tabaco controlados, limpiando y manteniendo los dientes, eliminando sarro y placa bacteriana.
  • Carillas dentales: son la mejor solución en casos avanzados en los que el paciente tenga los dientes manchados por el tabaco y ningún otro tratamiento le resulte efectivo.